Agencias de Marketing y el Marketing personal, ¿Cómo promocionarse a sí mismo?

La solidez de una empresa, u organización de personas, está dada por la solidez, el prestigio, la confiabilidad que proyecte; en esencia está ligada a la manera en la cual esta se proyecta, y en consecuencia de ello en como la perciben sus clientes. Proyectar una empresa es una de las funciones del marketing como estrategia de las agencias de marketing.

¿Cómo funciona el Marketing personal?

Las empresas son gerenciadas por personas. Estas personas, generalmente, procuran cuidar cada uno de los aspectos de su cotidianidad: su manera de vestir, maneras de expresarse con empleados y clientes, el manejo comunicacional corporativo, por nombrar algunos factores. Si la imagen del gerente de una empresa no es consecuente con la imagen de la empresa que representa; se estaría en presencia de una ambigüedad que podría tender a confundir a los clientes potenciales.

Es por esto que, así como se proyectan las marcas, también lo deben hacer las personas. A ese proceso se le denomina marketing personal en el entorno de las agencias de marketing; en el mundo actual si una persona desarrolla lealtad a una marca, querrá saber quién la maneja, y es allí donde deben tomarse decisiones adecuadas para darse a conocer en la sociedad. Hasta cierto punto, el marketing personal diseña estrategias para mostrarse de la manera más exitosa al mundo.

Para lograrlo y no fallar en el intento, es bueno tener presente algunas particularidades a la hora de proyectarse. La principal está relacionada con la premisa que establece que la primera impresión marca la diferencia; debes estar en capacidad de, en un enunciado de no más de 30 segundos, decirle al mundo quien eres, que deseas, y sobre todo que puedes aportar a la sociedad que otros no puedan.

Otro aspecto a la hora de proyectarse, está en ser honesto consigo mismo. No caigas en la tentación de proyectar como fortalezas cualidades que no poseas, o que no sean tu aspecto más resaltante. Así mismo, no tengas ninguna reserva a la hora de presumir, desde una perspectiva positiva, de aquellas fortalezas que si posees. En un mundo competitivo, ser modesto no es una estrategia muy inteligente.

¡Desarrolla redes, conexiones, capta personas! Las personas consideraran atractivo cualquier contenido que compartas en espacios virtuales, tanto personales como profesionales, de un especialista en el área económica, o de la salud, o experto en matemáticas, o un gran analista político.

Como parte de los procesos de ejecución de las agencias de marketing, se aconseja que te proyectes como, literalmente, una fuente de conocimientos, dispuesto a que todos beban de ella. Y por último, y más importante consejo a la hora de proyectar tu imagen personal, está en le integridad. El valor fundamental que te permitirá construir y mantener el respeto de tus compañeros de trabajo, clientes, socios, jefes; en esencia, un hombre o mujer integro siempre será una persona en la que se pueda confiar. Y si se puede confiar en la persona, se puede confiar en lo que dice o hace.